Según la elaboración histórica catalanista, 1714 significó el final de la soberanía catalana y el comienzo de la opresión española. Sin embargo, fue precisamente entonces cuando comenzó la prosperidad de Cataluña, que pronto se destacaría como la región más industrializada de España.

 

La política proteccionista benefició durante dos siglos a una industria catalana que gozó privilegiadamente del mercado tanto nacional como colonial.

 

Además, Cataluña fue la metrópoli imperial española del siglo XIX, así como la principal beneficiaria del tráfico y tenencia de esclavos.

 

La intransigencia de los industriales catalanes ante las reivindicaciones autonomistas y librecambistas de los cubanos fue la chispa que prendió la guerra independentista. Y, tras el 98, pasaron en un instante del más exaltado patriotismo español al separatismo.

 

En el siglo XX la burguesía catalana, separatista cuando le convino, fue el principal apoyo a la dictadura de Primo de Rivera y protagonista esencial del alzamiento del 18 de julio. Y Cataluña fue la región más beneficiada de la política económica del régimen franquista.

 

De todo esto no suelen hablar los creadores del eslogan “España nos roba”.

 



“Tal vez se trate de que el nacionalismo, como el enamoramiento, es una enajenación mental transitoria que les hace olvidar el factor económico, tan favorable a ellos, expuesto con su rigor habitual por Jesús Laínz en el libro El privilegio catalán”.        

 

José María Carrascal

ABC


 

Federico Jiménez Losantos

sobre EL PRIVILEGIO CATALÁN

ESRadio

 

Entrevista de Luis del Pino

sobre EL PRIVILEGIO CATALÁN

ESRadio



 

 Entrevista sobre EL PRIVILEGIO CATALÁN

Periodista Digital

  

 Entrevista sobre EL PRIVILEGIO CATALÁN 

José Javier Esparza - Intereconomía TV



   

 Entrevista sobre EL PRIVILEGIO CATALÁN

   

Manuel Ángel Castañeda, presidente del Ateneo de Santander, entrevista a Jesús Laínz sobre su libro

EL PRIVILEGIO CATALÁN

300 años de negocio de la burguesía catalana



El privilegio de la burguesía catalana

 "Este libro de Jesús Laínz es una excelente lectura para arrumbar planteamientos basados en falsas premisas y para entender bien que el desafío separatista catalán se sustenta en una mezcla de egoísmo trufado con un sutil perfume supremacista".

Leer artículo

Manuel Ángel Castañeda

El Diario Montañés