Los buitres del progreso

Los promotores del teleférico de Castro Valnera aducen que con él llegará el progreso a los valles pasiegos. Más visitantes sí que llegarán, sin duda, pero habría que preguntarse a qué precio. Por otro lado, el progreso económico de una comarca descansa en la capacidad de sus habitantes para trabajar en la ganadería, la agricultura, la industria o los servicios. Y eso no depende de teleféricos.

 

Ante la despoblación y el envejecimiento –no sólo del Pas, sino de toda España– quizá habría que comenzar reflexionando sobre los motivos de todo tipo que han conducido a ello. Factores morales y culturales aparte, quizá habría que empezar tomándose la ganadería tan profesionalmente como en otras regiones europeas o lanzándose a montar industrias inteligentes e innovadoras. Si en los no menos agrestes valles alpinos o escandinavos se ha conseguido, ¿por qué aquí no? ¿Somos más tontos?

 

Un ejemplo evidente: si, como reclama el vídeo que circula por ahí ponderando el teleférico, la comarca pasiega atesora una notable tradición gastronómica, ¿por qué no empezar creando la infraestructura hostelera hoy inexistente? ¿Alguien puede mencionar algún restaurante en Vega, San Roque o San Pedro digno de mención en la prensa especializada y en las guías turísticas? ¿Acaso caerán los cocineros del cielo cuando construyan el teleférico? ¿Por qué, entonces, por toda Europa hay mil comarcas montañosas industrialmente más desarrolladas, gastronómicamente más atractivas y ecológicamente mejor conservadas sin necesidad de ningún teleférico? Considerar que un teleférico es sinónimo de progreso responde a una mentalidad que en las atrasadísimas Francia, Alemania y Suiza se abandonó hace cuarenta años. 

 

Por cierto, en el vídeo de marras se muestra un paisaje deforestado, humeante y sobrevolado por buitres y grajos. Sinceridad no se les puede negar a sus autores. Entre incendios, teleféricos y gigantes de acero agitando sus aspas, sólo quedará eso: carroña. 

 

El Diario Montañés, 4 de diciembre de 2012

 

Artículos relacionados: El maligno turismo verde - Fuego y sabiduría popular - Cirugía arbórea - ¡Y dale con la mecha! - Ocupación superficial - Castro Valnera o el fracaso de Cantabria - Alternativa a la destrucción - La perniciosa descentralización - El mirador del Pas - La montaña oriental - El inevitable envenenamiento - El laberinto energético